Saltar al contenido
Limpia tu Vida

Riesgos de la transfusión de sangre

En casos de pérdida severa de sangre, se puede restaurar la salud y la fuerza mediante transfusión de sangre. Durante la transfusión de sangre, los componentes más comunes de la sangre que se transfunde son plasma, plaquetas o glóbulos rojos. Es muy importante hacer coincidir el tipo de sangre del donante y la persona que va a aceptar la transfusión porque puede producirse una reacción de transfusión durante el proceso. Aunque es raro, estas reacciones pueden provocar efectos nocivos en los pulmones y los riñones de una persona.

Riesgo importante de transfusión de sangre

Hay varios posibles riesgos de transfusión sanguínea, y los principales riesgos se enumeran a continuación:

1. Reacción febril

La persona desarrolla fiebre repentinamente dentro de las 24 horas de o durante la transfusión de sangre. La fiebre puede estar asociada con síntomas de dolor de cabeza, escalofríos, náuseas o una sensación general de malestar general.

Las reacciones febriles a menudo son causadas por la respuesta del cuerpo a los glóbulos blancos presentes en la sangre donada. Estas reacciones son más comunes en individuos que han recibido transfusiones previas o en mujeres que tienen varios embarazos.

Los pacientes que son propensos a desarrollar reacciones febriles o que han desarrollado estas reacciones a menudo reciben sangre con leucocitos o leucocitos extraídos. Y los síntomas de esta reacción se pueden aliviar con acetaminofén (Tylenol).

2. Lesión pulmonar aguda relacionada con la transfusión

Aunque la lesión pulmonar aguda relacionada con la transfusión o TRALI ocurre con poca frecuencia, es uno de los riesgos graves de transfusión sanguínea. Suele ocurrir para todo tipo de transfusión de sangre, pero es más común cuando se transfunde más plasma, como cuando se transfunden plaquetas o plasma fresco congelado.

La reacción a menudo comienza dentro de las primeras 1-2 horas de comenzar la transfusión, pero puede ocurrir en cualquier momento hasta 6 horas después de una transfusión. El principal síntoma de esta reacción es la dificultad para respirar, que puede ser potencialmente mortal. Por lo tanto, si se sospecha que el paciente está desarrollando TRALI durante la transfusión, la transfusión debe suspenderse de inmediato. Los médicos ahora creen que varios factores están involucrados en la enfermedad, como cirugía reciente, tratamiento del cáncer, trauma, infección activa, etc., y los medicamentos parecen no proporcionar ayuda.

3. Reacción hemolítica inmune aguda

Aunque es muy raro, la reacción hemolítica inmune aguda es uno de los riesgos graves de transfusión sanguínea. Ocurre cuando los tipos de sangre del donante y el receptor no son competentes. Los glóbulos rojos de la sangre transfundida son atacados por los anticuerpos en la sangre del paciente. Las células se rompen y liberan productos nocivos en la sangre del paciente.

Los síntomas comunes de esta reacción son fiebre, escalofríos, náuseas y dolor en el pecho y la parte inferior de la espalda. Los riñones pueden dañarse gravemente y requieren diálisis. La muerte puede ocurrir debido a una reacción hemolítica si la transfusión no se detiene inmediatamente.

4. Retraso de la reacción hemolítica inmune

En este tipo de reacción, el cuerpo del paciente ataca los antígenos, excluyendo los antígenos ABO, presentes en las células sanguíneas transfundidas lentamente, que se destruyen varios días o incluso semanas después de la transfusión de sangre.

Por lo general, no hay síntomas, pero puede destruir los glóbulos rojos en la sangre transfundida y provocar una caída del recuento de glóbulos rojos en el paciente. En raras ocasiones, los riñones pueden verse afectados y pueden requerir tratamiento. Este tipo de reacción generalmente ocurre en personas que han tenido transfusiones en el pasado. En este caso, la sangre transfundida no debe contener el antígeno que ha sido atacado por el cuerpo.

5. Enfermedad de injerto contra huésped

Entre todos los riesgos de transfusión de sangre, este tipo de reacción ocurre cuando se transfunden los glóbulos blancos durante la transfusión de sangre en un paciente cuyo sistema inmunitario es muy débil. Los glóbulos blancos presentes en la sangre transfundida atacan las células del paciente que recibe la sangre. La reacción es más común cuando la sangre transfundida se obtiene de un pariente o una persona que tiene el mismo tipo de tejido que el paciente.

Si los glóbulos blancos en la sangre transfundida no son reconocidos como extraños por el sistema inmune del paciente, sobrevivirán y luego pueden atacar los tejidos corporales del paciente. Los síntomas como problemas hepáticos, fiebre, erupción y heces blandas pueden ocurrir con un mes de transfusión de sangre.

6. Infecciones

Algunas partículas infecciosas como el VIH pueden sobrevivir en la sangre transfundida y pueden infectar al paciente sometido a una transfusión de sangre. Para la seguridad de la sangre, los bancos de sangre ahora analizan cuidadosamente la sangre donada. El riesgo de contraer un virus durante una transfusión es bastante bajo.

El riesgo de contraer el VIH es solo de alrededor de 1 en 2 millones, el de la hepatitis B es solo alrededor de 1 en 205,000 y el de la hepatitis C es 1 en 2 millones. La variante de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (vCJD), similar a la enfermedad de las vacas locas, es un trastorno fatal del cerebro. El riesgo de recibir vCJD de la transfusión de sangre es muy bajo, pero la transmisión es posible; por lo tanto, una persona que ha estado expuesta a vCJD no es elegible para la donación de sangre.

La sangre puede contaminarse con una pequeña cantidad de bacterias de la piel durante la donación de sangre. Esto puede causar una enfermedad grave en los pacientes minutos u horas después de comenzar la transfusión.

7. Reacción alérgica

La reacción alérgica es también uno de los riesgos de la transfusión de sangre. Algunos pacientes pueden desarrollar una reacción alérgica a la sangre transfundida durante una transfusión. La reacción alérgica puede ocurrir incluso cuando la sangre se transfunde si es del tipo de sangre correcto. Los síntomas pueden ser severos o leves e incluyen dolor en el pecho, dolor de espalda, ansiedad, dificultad para respirar, presión arterial baja, pulso rápido, escalofríos, fiebre, piel fría y húmeda, rubor y náuseas. La transfusión debe detenerse inmediatamente si se observa una reacción alérgica.

8. Sobrecarga de fluido

Ocasionalmente, se transfunde un gran volumen de sangre en poco tiempo y el cuerpo no puede manejarlo adecuadamente. Este tipo de reacción se conoce como sobrecarga de fluido. Ocurre más comúnmente en pacientes de edad avanzada, en aquellos que son frágiles o tienen una enfermedad grave (como enfermedad cardíaca) o en pacientes cuyo peso corporal es bajo.

La insuficiencia cardíaca puede ocurrir como resultado del exceso de líquido. El líquido también puede llenar los pulmones y llevar a la falta de aliento. La reacción se trata prescribiendo un diurético para eliminar el exceso de líquido del cuerpo del paciente y disminuyendo la velocidad de la transfusión en futuras transfusiones.

9. Sobrecarga de hierro

El último de los riesgos de la transfusión de sangre es la sobrecarga de hierro. Se puede acumular una gran cantidad de hierro en la sangre si recibe demasiadas transfusiones. Esto se conoce como sobrecarga de hierro. Los pacientes que sufren trastornos sanguíneos como la talasemia o que requieren transfusiones múltiples tienen un mayor riesgo de desarrollar sobrecarga de hierro. La sobrecarga de hierro puede dañar el hígado, el corazón y otras partes del cuerpo. La terapia de quelación con hierro puede aplicarse a pacientes con sobrecarga de hierro.