Saltar al contenido
Limpia tu Vida

Cómo limpiar manchas de miel

La miel, aunque es muy deliciosa en el gusto, hace un desastre, sobre todo cuando se gotea en telas. Es difícil de eliminar y quitar debido a su alta viscosidad y su naturaleza pegajosa. Básicamente, este líquido de color oro es una combinación de diferentes tipos de azúcares y otros compuestos.

Sin embargo, puede quitar las manchas de miel de su ropa, alfombras y otros artículos valiosos. Es mejor tratar la mancha tan pronto como sea posible o de lo contrario se pondrá costra y se queda atascado en las fibras. Además, puede descolorar telas blancas y de colores claros.

– Pasos para poder limpiar la machas de miel:

  • Limpie el exceso de miel con una cuchara, trabajando su camino desde el exterior hacia el interior para que no se extienda la mancha más.
  • Si la mancha comienza a endurecerse entonces empiece rasparla con un cuchillo de lado.
  • Coloque el área afectada bajo agua fría y corriente. Para obtener mejores resultados.
  • Ahora, puede pre-tratar la mancha con un removedor de manchas o simplemente frotar un poco de detergente líquido en el área manchada y dejar reposar durante unos cinco minutos.
  • Enjuague el tejido con agua caliente. Si la mancha sigue ahí, repita los pasos 3 a 5 veces de nuevo antes de colocar la ropa en la secadora, o bien la mancha se fijará con más profundidad.

También puede utilizar blanqueadores como el jugo de limón, vinagre blanco o peróxido de hidrógeno para deshacerse de la mancha, pero también pueden estropear la belleza de la tela blanqueando su color.

– Pasos para Limpiar las manchas de miel de las alfombras:

  1. Retire suavemente el exceso de miel de la alfombra con un cuchillo, raspando de lado.
  2. Haga una solución de limpieza simple mezclando una cucharadita del líquido lavavajillas en una taza de agua tibia.
  3. Remoje una esponja o un paño blanco limpio y fregar en el lugar en donde esta la mancha.
  4. Por ultimo, use una esponja con agua fría y fregar en el área afectada y luego secar con un trapo limpio.

Si el líquido para lavar platos no ayuda, considere usar una solución de amoniaco para prepararlo eche una cucharada de amoniaco en dos tazas de agua. Al crear una solución limpiadora con amoniaco, no mezcle nunca con lejía ya que producirá vapores tóxicos y vapores que son peligrosos.

– Pasos para limpiar la miel en superficies duras:

  1. Si ha habido un derrame importante de miel en un gabinete de cocina, estante, etc, entonces lo mejor es primero quitar el exceso de miel con una espátula.
  2. A continuación, remoje un trapo de cocina o una esponja en agua caliente.
  3. Limpie el área afectada con este trapo.
  4. Finalmente, retire el residuo pegajoso con agua caliente y jabón o un limpiador para todo uso.