Saltar al contenido
Limpia tu Vida

La Embolia Pulmonar Puede Causar La Muerte?

A veces, un coágulo de sangre puede pasar a un vaso sanguíneo importante y causar un bloqueo. Esta afección es una embolia pulmonar que puede causar complicaciones potencialmente mortales en caso de que el coágulo sea grande. Generalmente, los coágulos son pequeños pero aún pueden causar daño al pulmón. Un coágulo más grande puede detener el flujo de sangre al pulmón, lo que puede causar síntomas como una tos que produce mucosidad espumosa, falta de aliento repentina y un dolor agudo en el pecho que empeora al tomar una respiración profunda. Es importante que consulte a su médico cuando experimente estos síntomas para prevenir cualquier problema causado.

¿La embolia pulmonar puede causar la muerte?

Sí, con embolia pulmonar, la muerte es posible en caso de que un gran coágulo de sangre bloquee repentinamente el flujo de sangre al pulmón. Esto puede resultar en muerte súbita. Las estadísticas muestran que alrededor de un tercio de las personas con embolia pulmonar no tratada y no diagnosticada mueren a causa de complicaciones. Sin embargo, existen buenas posibilidades de supervivencia en caso de que la afección se diagnostique y trate a tiempo.

La embolia pulmonar recurrente puede ser fatal

Los coágulos de sangre que causan embolia pulmonar generalmente no requieren tratamiento y se disuelven solos. Sin embargo, es más probable que desarrolle un caso grave de embolia pulmonar si ha tenido un episodio en el pasado. Y cuando se trata de embolia pulmonar recurrente, la muerte se convierte en una complicación más probable. Una vez diagnosticado, es importante tratar su condición con medicamentos anticoagulantes, que ayudan a prevenir la formación de nuevos coágulos.

Es importante entender que algunas personas pueden desarrollar embolia pulmonar por algo que no sea un coágulo de sangre. Puede tener un episodio debido a sustancias como grasa, aire o líquido amniótico, pero estas sustancias generalmente no aumentan el riesgo de tener otro episodio. Aún así, si tiene que lidiar con coágulos de sangre con frecuencia, es posible que tenga que vivir con un flujo sanguíneo reducido a través del corazón y los pulmones. Este tiempo extra aumenta la presión sanguínea en los pulmones y finalmente conduce a insuficiencia cardíaca y la muerte.

Complicaciones que puedes tener si la embolia no Te mata

Incluso si la embolia pulmonar no resulta ser mortal por sí sola, te deja con varias complicaciones. Puede conducir a hipertensión pulmonar en la cual la presión sanguínea en el lado derecho de su corazón y en sus pulmones es demasiado alta. Su corazón tiene que trabajar más duro cuando hay alguna obstrucción en las arterias dentro de sus pulmones, lo que a su vez aumenta su presión arterial y debilita su corazón.

Aunque es raro, la embolia pequeña puede ocurrir con frecuencia y producir hipertensión pulmonar crónica. Algunas otras complicaciones incluyen ritmos cardíacos anormales, shock, paro cardíaco, infarto pulmonar, embolia paradójica, derrame pleural e hipertensión pulmonar.

Tratamientos para prevenir la muerte y otras complicaciones

El tratamiento principal para la embolia pulmonar consiste en evitar que los coágulos de sangre se formen o se agranden. El tratamiento oportuno mejora las posibilidades de recuperación y evita complicaciones graves, incluida la muerte por embolia pulmonar.

1. Medicamentos

  • Diluyentes de la sangre: su médico le recetará anticoagulantes para ayudar a mantener la sangre delgada, lo que a su vez evita la formación de nuevos coágulos. La heparina es una opción común. Inyectada debajo de la piel o administrada a través de la vena, la heparina funciona de manera eficiente y rápida, especialmente en comparación con los anticoagulantes orales, como la warfarina. Los anticoagulantes generalmente son efectivos pero aumentan su riesgo de sangrado.
  • Disolventes de coágulos : cuando los coágulos no se disuelven solos, su médico puede recetarle un disolvente para coágulos. Su médico administrará estos medicamentos anticoagulantes solo en los casos en que otros tratamientos no funcionen. Ayudan a disolver los coágulos rápidamente, por lo que pueden causar hemorragias graves.

2. Procedimientos quirúrgicos y otros

  • Remoción del coágulo: para remover un coágulo potencialmente mortal en su pulmón, su médico puede recomendarle una cirugía. El procedimiento implica el uso de un tubo delgado y flexible llamado catéter para eliminar el coágulo.
  • Filtro de vena: El procedimiento consiste en colocar un filtro en la vena cava inferior, que es la vena principal de su cuerpo. Un catéter se usa para este procedimiento. La ventaja de este filtro es que evita que los coágulos entren en sus pulmones. Su médico puede recomendarle esta opción solo cuando no puede tomar anticoagulantes o esos anticoagulantes no funcionan en su caso.

Cómo prevenir la embolia pulmonar

Cuando se trata de embolia pulmonar, la muerte es posible si no se trata. Ciertos factores también aumentan su riesgo, pero puede tomar algunas medidas para reducir su riesgo de desarrollar embolia pulmonar. Por ejemplo:

  • Anticoagulantes: tomar anticoagulantes puede ayudar a prevenir una embolia pulmonar. Su médico le explicará con qué frecuencia debe tomar un medicamento anticoagulante para evitar la formación de nuevos coágulos.
  • Medias de compresión: el uso de medias de compresión puede reducir en gran medida el riesgo de desarrollar una embolia pulmonar. Estas medias se ajustan herméticamente alrededor de la parte inferior de la pierna y promueven el flujo de sangre; su sangre ahora fluye rápidamente alrededor de su cuerpo debido a la compresión en su pierna. También puede usar dispositivos de compresión para los mismos beneficios.
  • Dieta equilibrada y no fumar: debe dejar de fumar para reducir el riesgo de desarrollar una embolia pulmonar. Además, mantén una dieta bien balanceada que sea baja en grasa e incluya muchas verduras y frutas frescas. Combina tu dieta con el ejercicio para mantener un peso corporal saludable.
  • Aumento de la movilidad: mejora tu nivel de actividad para evitar la formación de coágulos de sangre. Es más probable que desarrolle un coágulo cuando su nivel de actividad es bajo durante un tiempo prolongado, especialmente durante la recuperación de la cirugía. Debe considerar aumentar su movilidad de un período de inactividad y realizar algunos ejercicios de piernas siempre que sea posible.

Asegúrese de hablar con su médico si tiene un mayor riesgo de desarrollar coágulos y desea viajar largas distancias. Pueden sugerir formas de reducir el riesgo de desarrollar un coágulo, como dar paseos cortos siempre que sea posible, hacer ejercicio en las piernas, activarse para reabastecerse de combustible y usar medias de compresión.