Saltar al contenido
Limpia tu Vida

Que Dieta Tener después de un ataque al corazón

Después de un ataque al corazón, muchos cambios en el estilo de vida son necesarios para prevenir complicaciones y reducir los riesgos de un episodio futuro. Es esencial tomar medicamentos recetados, adoptar un estilo de vida saludable, dejar de fumar, evitar el estrés y tener una dieta saludable después de tener un ataque cardíaco. Una dieta y un estilo de vida poco saludables lo pondrán en mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas y otras afecciones médicas, por lo que es extremadamente importante adoptar hábitos saludables.

Comidas que se deben evitar a toda costa

1. Alimentos con alto contenido de grasas trans y grasas saturadas

 

Los alimentos que contienen muchas grasas trans y grasas saturadas aumentarán los niveles de colesterol malo en la sangre, lo que puede obstruir y bloquear las arterias. La ingesta diaria de grasa no debe exceder el 7% de la ingesta calórica total. Los productos que pueden tener grasas trans incluyen aperitivos como palomitas de maíz para microondas, productos horneados, manteca vegetal, pizza congelada, productos de masa refrigerados como panecillos y panecillos de canela, comida rápida, margarina en barra, crema para café, carne roja, pollo con piel, y glaseado listo para usar. Muchos alimentos a base de plantas tienen un alto contenido de grasas insaturadas, como los aceites de palma y de coco.

El contenido de grasa de los alimentos preenvasados ​​y procesados ​​es particularmente alto. A veces las etiquetas pueden ser confusas, así que tenga cuidado de leerlas y evite cualquier cosa con grasas parcialmente hidrogenadas porque estas son realmente grasas trans.

2. Alimentos con alto contenido de sal y azúcar

 

Tener una presión sanguínea normal y niveles de azúcar en la sangre especialmente en diabéticos es vital para una recuperación sin incidentes después de un ataque cardíaco. El aumento de la ingesta de sal puede conducir a un aumento de la presión arterial que puede ser perjudicial para la salud del corazón. La ingesta diaria recomendada de sodio no debe exceder los 2300 mg, y si los factores de riesgo están presentes, debe limitarlo a 1500 mg. Intente evitar poner sal extra en su comida y condimentarla con hierbas en su lugar. Limite su consumo de patatas fritas, pretzels, nueces saladas y alimentos procesados ​​con alto contenido de sodio.

La dieta después del ataque cardíaco también debe ser baja en azúcares refinados para evitar el aumento de peso y los niveles alterados de glucosa en sangre. Manténgase alejado de los postres, bebidas gaseosas, pasteles y dulces.

3. Alimentos con alto contenido de colesterol

 

Se sabe que el colesterol es uno de los culpables de obstrucción y bloqueo de las arterias. La ingesta diaria de colesterol no debe ser más de 300 mg después de un ataque cardíaco. El colesterol es rico en huevos, mantequilla, productos lácteos, queso y carne, especialmente carne de órganos como el hígado.

Que Alimentos hay que comer entonces?

La dieta después de un ataque al corazón no tiene que ser aburrida, hay muchas opciones deliciosas y nutritivas para elegir.

1. Frutas y verduras

 

Los beneficios para la salud de las frutas y verduras son incuestionables. Son ricos en potasio, que desempeña un papel vital en el mantenimiento de la presión arterial y contrarresta los efectos secundarios del sodio. Las bayas, las manzanas y las peras pueden promover la salud del corazón y pueden reducir el riesgo de complicaciones como un derrame cerebral. Las zanahorias, las verduras de hoja verde, los tomates y los pimientos contienen muchos antioxidantes y son útiles para la recuperación. Intente comer frutas y verduras, e incluirlas en cada comida.

2. Alimentos con grasas saludables

 

Las grasas deben ser reducidas pero no completamente excluidas. Hay muchas grasas que son buenas para la salud. Estas grasas saludables son grasas no saturadas y se pueden encontrar en pescados grasos como el salmón, el atún y el arenque. Son ricos en ácidos grasos omega-3 y pueden reducir el riesgo de daños adicionales en los vasos sanguíneos. Las grasas monoinsaturadas como el aceite de oliva y el aceite de canola también se encuentran entre las grasas saludables.

3. Chocolate oscuro

 

La última investigación ha demostrado que el chocolate negro es bueno para tu corazón. Contienen flavonoides que reducen la inflamación y pueden disminuir la presión arterial. Trate de evitar el chocolate con leche y tenga 60-70% de variedades que contengan cacao.

4. Soja

 

El tofu y la leche de soja están hechos de soja y son excelentes fuentes de proteínas sin las grasas malas adicionales. También contienen fibra, vitaminas y muchos otros minerales y deben formar parte de la dieta después del ataque cardíaco para reducir la presión arterial y los niveles de colesterol malo en la sangre.

5. Nueces

 

Las almendras, los cacahuetes, las nueces, el pistacho y otras nueces contienen muchas grasas saludables, vitaminas como la vitamina E y la fibra. Tener un puñado de nueces es una gran manera de obtener muchos nutrientes que son buenos para la salud del corazón. Pero será mejor que evites las nueces saladas.

6. Té verde

 

El consumo de té verde puede reducir el riesgo de enfermedades del corazón en un 20%. Se asocia con una gran cantidad de beneficios para la salud, como la mejora de la función cerebral, la reducción del riesgo de cáncer y la promoción de la salud del corazón. También contiene cero calorías y es rico en antioxidantes que pueden ayudar con la recuperación.

7. Granos enteros

 

Los granos enteros son definitivamente mejores que la versión refinada. Contienen muchos nutrientes y fibra. Pueden ayudar a reducir la presión arterial y mejorar la salud general del corazón. Para incorporar estos en su dieta después de un ataque cardíaco, puede:

  • Cambie las opciones refinadas con la variedad de grano entero
  • Pruebe el pan integral y la pasta, y opte por los cereales con alto contenido de fibra

Maneras más saludables de cocinar

Cocinar con poca grasa puede ser un desafío, pero puedes preparar deliciosos platos utilizando los siguientes métodos de cocción en lugar de freír:

  • Caza furtiva
  • Steaming
  • Salteado
  • Horneando
  • Usa el microondas
  • Hacer cazuelas

Trate de mantenerse alejado de las salsas a base de mantequilla, crema y queso. Opte por otras especias y hierbas como jugo de limón, ajo o jengibre para agregar sabor.

Cambios en el estilo de vida para evitar el ataque al corazón

1. Mira el tamaño de tu porción

 

No es solo lo que comes lo que importa, la cantidad de comida también es muy importante. Para mantenerse en forma y saludable después de un ataque al corazón, debe tener cuidado con las porciones de alimentos. Trata de familiarizarte con la cantidad de calorías en cada comida y ten en cuenta cuánto necesitas consumir en un día.

2. Sé activo

 

Es esencial obtener media hora de actividad física cinco días a la semana. Puede trotar, caminar o hacer cualquier ejercicio que su nivel de condición física le permita. Comience lentamente y gradualmente edifíquelo. Si es difícil para usted hacer ejercicio durante 30 minutos, puede tener dos sesiones con quince minutos para cada una. Hable con su médico antes de comenzar cualquier régimen de ejercicio vigoroso.

3. Manténgase alejado del estrés

 

El estrés puede ser el mayor enemigo, por lo que es necesario administrarlo para un mejor control de la presión arterial y el bienestar general. No podemos eliminar el estrés de la vida cotidiana, pero ciertas técnicas como la respiración profunda, el yoga y la meditación pueden ser útiles para controlarlo.

4. Duerma lo suficiente

 

El cuerpo se repara mientras dormimos, por lo que para obtener una recuperación más rápida, es necesario dormir ocho horas cada noche. Evite tomar café o té justo antes de acostarse y siga la rutina del horario de cama. Evite usar gadgets como computadoras portátiles y teléfonos celulares en la cama.

Nota: Si tiene diabetes, es más importante seguir una dieta saludable después de un ataque cardíaco para que sus niveles de glucosa en sangre y su presión arterial se mantengan dentro de los límites normales, por lo tanto, para evitar futuros episodios.